• 18 de Mayo del 2022
Luis Martín Quiñones

Luis Martín Quiñones

Con la inmediatez, con la velocidad vertiginosa que gira el mundo, bien nos viene el reposo de las emociones, la reflexión y el esparcimiento del espíritu. Con la hipercomunicación y el tiempo cada vez más escaso para el sosiego, el soñar, el dejarse llevar por los túneles secretos del subconsciente, puede ser el antídoto a la insaciable y voraz cotidianidad.

 

Casi a la entrada del Metro Coyuya un ritmo de cumbia me acompañó hasta que subí las escaleras

 

Como cualquier ciudad que se vive, pueden acontecer hechos que uno no imagina, o quizás los piensa, pero se perciben lejanos

 

En contraste con los otros dioses, más severos y terribles, fue un dios consentidor que invitaba a la celebración, al placer y a las libaciones desmedidas

 

Fue en el año de 1768 que Pedro de Terreros, primer Conde de Regla, terminó de construir el palacio en el que no escatimó para decorarlo

 

Muchos eran los que regresaban a sus lugares de origen, otros se embarcaban para conocer tierras lejanas o bien en busca de aventuras

 

Un departamento pequeño, de un edificio para entonces ya entrado en sus años, fue el primer hogar capitalino

 

Recinto de lo esotérico y de hierbas milagrosas, es un símbolo de la cultura popular y un lugar exótico

 

Era mejor conocida por su arte pictórico y por su labor protectora de artistas latinoamericanos

 

 

Probablemente, con agradecimiento, recuerdas aquella sonrisa inesperada; la mano amiga que palmeó tu espalda y reconfortó tu angustia

Página 1 de 9