• 25 de Octubre del 2020
El Cuento - María Luisa Deles
Los días más extraños

Los días más extraños

                                                         Hoy es siempre todavía                                                                   Antonio Machado

Pasión y muerte de Atenógenes Rueda

Atenógenes Rueda se enjugó el sudor de la frente antes de ocultar el arma homicida en un cajón del antiguo secreter de su mujer. Era innegable que el compartimiento había dejado de ser un escondite seguro, pues desde tiempos inmemoriales…

Fiesta con mascota

Evaristo, mi amor: Querido Evaristo: Estimado Evaristo:

El castigo de Casiopea

Andrómeda Solís obtuvo su nombre en una borrachera memorable. Mientras Adela terminaba de parir en la clínica, a Rogelio, el futuro padre, se lo habían tenido que llevar a camachito para evitar que armara la de Dios guarde la hora.

Lágrimas claras

Se llamaba Erasto y le decían el Gato. Zozobraba por no recular y sorbía los restos de la leche tibia donde antes de eso, triste y azul, había sopeado sus conchas rellenas de crema pastelera relamiéndose los bigotes.

Página 1 de 3