• 29 de Enero del 2022
Érika Nieto

Érika Nieto

El gobierno de Joe Biden acaba de cumplir un año y está recibiendo severas críticas por los escasos resultados que ha logrado.

El hacinamiento en el que se ven obligados a vivir cientos de hispanos, la mayoría migrantes, pone en riesgo su vida de forma permanente, ante la fragilidad de los edificios.

Aunque es un tema delicado, que viene en aumento desde hace por lo menos un lustro, las niñas, niños y adolescentes migrantes no acompañados generan cada día mayor preocupación de las organizaciones internacionales de defensa de derechos humanos, sobre todo cuando se trata de su deportación a sus países de origen.

Como si el 2021 no hubiera sido bastante rudo y estresante para los migrantes, cierra con la mala noticia de que el Senado norteamericano rechazó el Plan C que tenían los demócratas y la Casa Blanca, para implementar el programa de Protección a la Deportación que beneficiaría a 7 millones de migrantes sin documentos que viven en Estados Unidos, desde hace por lo menos una década.

Interesante posición mantuvo el alcalde de Puebla, Eduardo Rivera, ante el paso y la permanencia temporal de decenas de migrantes que venían con la caravana desde el sur del país

La muerte de más de 50 migrantes en la volcadura del tráiler, en el que viajaban más de 150 indocumentados por las carreteras de Chiapas, es la gota que derrama el vaso del llamado constante que hacen las organizaciones defensoras de derechos humanos para que se implementen políticas públicas que eviten este tipo de tragedias.

Esta semana que inicia no es de muy buenas noticias para los migrantes de origen centroamericano y de otros países, que buscan el sueño americano viajando en caravanas multitudinarias, porque se reactiva el programa “Permanecer en México”, mejor conocido como “Remain in Mexico”, y gracias al cual, más de 60 mil migrantes sin documentos se mantuvieron varados, durante el 2020, en pleno invierno y con el pico de contagios por la pandemia, esperando en precarias condiciones a lo largo de la franja fronteriza, un resolutivo de Estados Unidos.

No es una amnistía, no es la Reforma Migratoria que prometió Joe Biden en campaña, es una protección para que los migrantes que cumplan con determinado perfil no sean deportados, un permiso que sería válido por dos periodos, renovables, de 5 años.

Son dos las reuniones que ya sostuvieron, de manera presencial, los mandatarios de México y Estados Unidos, en ambas agendas estaba el tema migratorio y al parecer el resultado fue el mismo, usar el programa Sembrando Vida para generar empleos en el sureste mexicano, mantener la militarización de fronteras para impedir el paso de las caravanas, pero de la violación de derechos humanos y de la violencia que sufren los migrantes en su trayecto, no hubo nada nuevo.

Texas sigue dando de qué hablar con las acciones, sin duda muy radicales, que su gobierno y algunos de sus ciudadanos están tomando para contrarrestar la llegada de las caravanas de migrantes.

Página 1 de 8