• 17 de Junio del 2024
TGP

Tribunal Supremo de EU autoriza Ley SB4 de Texas que permite a policías detener y expulsar migrantes

El caso llegó al máximo tribunal después de una batalla legal emprendida por la Administración Biden y defensores de los migrantes que acusan la inconstitucionalidad de la norma

 

El Tribunal Supremo de Justicia, permitió la entrada en vigor de una ley en Texas que permite a la policía detener y expulsar a migrantes sospechosos de ingresar ilegalmente a Estados Unidos.

La legislación, conocida como SB4 y que debía entrar en vigencia este lunes, fue demandada por el gobierno del presidente Joe Biden.

En respuesta, el juez Samuel Alito puso en pausa indefinidamente la entrada en vigor de la ley mientras el Supremo escucha los argumentos de las dos partes.

Una Corte Suprema dividida el martes permitió a Texas comenzar a hacer cumplir a ley, mientras se desarrolla una batalla legal sobre la medida.

La orden de la mayoría conservadora rechazó una solicitud de emergencia de la administración Biden, que dice que la ley es una clara violación de la autoridad federal que alteraría más de un siglo de autoridad de inmigración.

El caso llegó al máximo tribunal después de una batalla legal emprendida por la Administración Biden y defensores de los migrantes encabezados por la Unión Estadounidense de Libertades Civiles (ACLU), que alegan que la iniciativa es inconstitucional.

La ley, una de las medidas antimigrantes más drásticas en la historia de Estados Unidos, inicialmente debía entrar en vigor el pasado 5 de marzo, pero un juez federal se puso del lado de los demandantes y la prohibió.

Esta ley convierte en delito menor el que un extranjero “ingrese o intente ingresar al estado desde una nación extranjera” de forma irregular. La falta se convierte en un crimen grave, punible hasta con 20 años de prisión, si el infractor es reincidente.

La iniciativa también permite que la justicia estatal ordene la expulsión de personas sin mediar proceso legal.

Asimismo, los oficiales de policía podrán arrestar a cualquier individuo del que sospechen que ingresó ilegalmente al país, y tendrán la facultad discrecional de expulsarlo a México en vez de arrestarlo.

El gobernador de Texas, Greg Abbott, elogió la orden, y la ley, que permite a cualquier oficial de policía en Texas arrestar a los migrantes por entrada ilegal y autoriza a los jueces a ordenarles que salgan de los EE. UU.

El tribunal superior no abordó si la ley es constitucional. La medida ahora se remonta a un tribunal de apelación y eventualmente podría volver a la Corte Suprema. Mientras tanto, no estaba claro qué tan pronto Texas podría comenzar a arrestar a los migrantes bajo la ley.

La ley, conocida como Proyecto de Ley del Senado 4, es considerada por los opositores como el intento más dramático de un estado de vigilar la inmigración desde una ley de Arizona hace más de una década, partes de la cual fueron anuladas por la Corte Suprema. Los críticos también han dicho que la ley de Texas podría conducir a violaciones de los derechos civiles y perfiles raciales.

La secretaria de prensa de la Casa Blanca, Karine Jean-Pierre, calificó la ley de «daña y inconstitucional» y dijo que cargaría la aplicación de la ley al tiempo que crearía confusión. Pidió a los republicanos del Congreso que resolvieran el problema con un proyecto de ley federal de seguridad fronteriza.