• 13 de Junio del 2021

En medio de tiroteos, Biden califica como epidemia la violencia

En horas, dos balaceras dejan cinco muertos y varios heridos en Carolina del Sur y Texas 

 Luego de que fueron reportados dos tiroteos con varios muertos y heridos en Carolina del Sur y Texas, el presidente Joe Biden calificó com una auténtica epidemia la violencia desatada por armas de fuego en Estados Unidos.
El tiroteo al interior de una vivienda en Rock Hill, Carolina del Sur, dejó como saldo cinco muerto y una persona herida de gravedad, informó la oficina del sheriff del condado de York, quien detalló que la persona lesionada se encuentra en calidad de detenida, al considerársele sospechosa del atentado.
“Lamentablemente, cinco personas han muerto como resultado del tiroteo. El Dr. Robert Lesslie y su esposa, Bárbara Lesslie fueron encontrados en la casa y murieron como resultado de heridas de bala, así como sus 2 nietos”.
En Texas, al menos seis personas resultaron heridas durante un tiroteo en las inmediaciones de una mueblería en la localidad de Bryan, mientras que un sospechoso escapó tras el ataque.
“Aproximadamente a las 2:30, recibimos una llamada de un tiroteo aquí en el 350 de la calle Stone City Drive. Los agentes respondieron, encontraron varias víctimas, están checando el área, checando el edificio, buscando a más víctimas”, dijo Jason James, del Departamento de Policía de Bryan.
En las inmediaciones del negocio en donde se reportó el tiroteo se encuentra una Escuela Intermedia Jane Long, que de inmediato fue incluida en un perímetro de seguridad, según el reporte más reciente de la policía.
El hecho se suma a una racha de tiroteos que han sacudido a Estados Unidos durante las últimas semanas y que han causado al menos 24 muertos. Dos semanas después de los tiroteos masivos que dejaron 18 muertos en Georgia y Colorado, el presidente Biden dio a conocer varias iniciativas para contener la violencia armada.
Al anunciar una serie de medidas contra la fabricación casera de armamento, el presidente estadounidense reconoció que esta situación es una “vergüenza” para su país.
Sin embargo, Biden reconoció que no podrá hacer demasiado por su cuenta si el Congreso no deja de bloquear cualquier intento de aumentar el control de las pistolas y rifles.
"Todos los días en este país 316 personas son baleadas. Esta es una epidemia y tiene que parar”, subrayó.
El mandatario estadounidense reconoció que diario mueren 106 personas en Estados Unidos por armas que son imposibles de rastrear.
“Ya basta. Basta. Basta”, añadió el presidente durante una ceremonia realizada en la Casa Blanca para anunciar medidas contra el tráfico local de armas.
En ese sentido, Biden instó a prohibir que los particulares puedan tener fusiles de asalto de tipo militar.
“Deberíamos prohibir los fusiles de asalto y los cargadores de alta capacidad”, dijo.
El mandatario recordó que todos los meses hay 53 feminicidios cometidos con pistolas, y que la violencia armada "impacta mucho más a la población negra y latina".