• 17 de Junio del 2024
TGP

Acusa DEA a Ismael ‘El Mayo’ Zambada como responsable de traficar fentanilo

Las drogas eran transportadas a través del Servicio Postal de Estados Unidos y la compañía de camiones de Apodaca

 

La Agencia Antinarcóticos Estadounidense (DEA) ha identificado a Ismael “El Mayo” Zambada, histórico líder del Cártel de Sinaloa, como responsable de algunos de los cargamentos de fentanilo de colores, conocidos como arcoíris, que han llegado a Estados Unidos. Esta variante de fentanilo representa una amenaza directa para los niños debido a su apariencia atractiva.

Entre junio de 2022 y mayo de 2023, Héctor Alejandro Apodaca Álvarez, un operador clave del Cártel de Sinaloa, envió decenas de miles de pastillas de fentanilo, así como varios kilogramos de metanfetamina y cocaína, a un agente encubierto en Florida. Las drogas eran transportadas a través del Servicio Postal de Estados Unidos y la compañía de camiones de Apodaca.

Las autoridades realizaron intercambios controlados en California, Arizona y Massachusetts, confirmando que las drogas llegaban a otros estados como Kentucky, Rhode Island, Texas y Virginia.

Mark Roque Bustamante, apodado "Skittles Man" por su asociación con el fentanilo arcoíris, fue identificado como el principal proveedor de drogas para Apodaca. Además de las drogas, Apodaca y Bustamante intentaron adquirir armas de fuego, principalmente fusiles calibre .50, para ser traficadas a México.

Siete asociados del Cártel de Sinaloa fueron sentenciados a prisión tras declararse culpables de cargos de tráfico de drogas, incluyendo fentanilo, metanfetamina y cocaína.

Aunque investigaciones periodísticas sugieren que Ismael “El Mayo” Zambada no está involucrado directamente en el negocio del fentanilo, las autoridades estadounidenses lo vinculan cada vez más a la crisis de opioides sintéticos en el país, señalándolo como responsable del tráfico de fentanilo arcoíris.

El Departamento de Justicia de EU anunció el 16 de mayo la sentencia de siete miembros y asociados del Cártel de Sinaloa, entre ellos Héctor Alejandro Apodaca Álvarez, de 53 años, quien coordinaba directamente con Zambada.

Apodaca utilizaba el correo de EU y su negocio de transporte para introducir decenas de miles de pastillas de fentanilo desde México entre junio de 2022 y mayo de 2023. En territorio estadounidense, distribuía el opioide sintético en estados como Arizona, California, Florida, Kentucky, Massachusetts, Rhode Island, Texas y Virginia.

El día de su detención, las autoridades decomisaron 21 kilogramos de fentanilo puro, 70 mil pastillas de fentanilo arcoíris, 3 mil pastillas del opioide M30, metanfetamina, cocaína y 24 armas de fuego. La conexión de Apodaca con Mark Roque Bustamante, alias “Skittles Man”, su principal proveedor de fentanilo arcoíris, fue crucial en su operación.

Apodaca y sus colaboradores fueron condenados a prisión de por vida, en un esfuerzo por frenar el tráfico de una de las drogas más peligrosas identificadas por el gobierno estadounidense. Esta condena destaca la capacidad de las autoridades para desarticular redes de narcotráfico transnacional.

La DEA continúa monitoreando las actividades de las facciones del Cártel de Sinaloa, incluyendo las lideradas por Los Chapitos, hijos de Joaquín “El Chapo” Guzmán, y por Ismael “El Mayo” Zambada. La desarticulación de esta célula y la sentencia a cadena perpetua de Héctor Alejandro Apodaca Álvarez, uno de los principales operadores de Zambada, son una prueba de estos esfuerzos.

Apodaca, quien ya había sido condenado por delitos relacionados con el tráfico de narcóticos en tres distritos federales, comenzó a trabajar directamente para “El Mayo” en junio de 2022.

A través del correo de EU y su empresa de transporte, ingresaba grandes cantidades de fentanilo, metanfetamina y cocaína. Las operaciones encubiertas realizadas por agentes en Miami, Florida, y otros estados, llevaron al descubrimiento de esta red de tráfico.

Durante las transacciones con el agente encubierto, Apodaca afirmó estar coordinando directamente con miembros del Cártel de Sinaloa para distribuir grandes cantidades de narcóticos y destacó la potencia de las pastillas de fentanilo que vendía. Su arresto en Florida, mientras entregaba 16 kilogramos de fentanilo y dos kilogramos de cocaína, fue un golpe significativo para la red de tráfico de drogas del cártel.

La sentencia de Apodaca y sus colaboradores marca un avance importante en la lucha contra el tráfico de fentanilo en EU, reflejando el compromiso de las autoridades estadounidenses en combatir la epidemia de opioides y proteger a la población de sustancias peligrosas como el fentanilo arcoíris.