• 17 de Junio del 2024
TGP

Trabajadores agrícolas temporales en EU obtendrán protecciones legales contra abusos laborales

La secretaria interina del Trabajo, Julie Su, destacó que el propósito de esta norma es fortalecer las protecciones existentes para los trabajadores del programa H-2A

 

El Departamento del Trabajo de Estados Unidos ha anunciado una nueva norma que busca brindar mayores protecciones legales a los trabajadores agrícolas temporales, especialmente aquellos empleados bajo el programa H-2A.

Esta medida, que entrará en vigor el 28 de junio, se dirige a abordar abusos como represalias de empleadores, condiciones de trabajo inseguras y prácticas ilegales de contratación que socavan los estándares laborales justos.

La secretaria interina del Trabajo, Julie Su, destacó que el propósito de esta norma es fortalecer las protecciones existentes para los trabajadores del programa H-2A, brindándoles una mayor capacidad para defenderse y denunciar abusos laborales.

Esta iniciativa es especialmente relevante en estados como California, donde la industria agrícola es significativa y atrae a un gran número de trabajadores migrantes.

La propuesta de esta norma se anunció en septiembre como parte de los esfuerzos del gobierno del presidente Joe Biden para mejorar la seguridad en las granjas y aumentar la transparencia en la contratación de trabajadores agrícolas para combatir el tráfico de personas.

El Departamento del Trabajo tiene la responsabilidad de garantizar que el programa H-2A no afecte negativamente los salarios y las condiciones laborales de los trabajadores estadounidenses que realizan labores similares.

La nueva norma incluye disposiciones para garantizar la seguridad en el transporte de los trabajadores, exigiendo que los vehículos utilizados estén equipados con cinturones de seguridad.

Además, protege a los trabajadores contra represalias por reunirse con proveedores de servicios legales o representantes sindicales, así como por negarse a participar en reuniones obligatorias organizadas por los empleadores.

En un esfuerzo por combatir el tráfico de personas, la norma también obliga a los empleadores a identificar a quienes contratan trabajadores en su nombre y proporcionar copias de los acuerdos con dichos reclutadores. Esto facilitará la identificación de infractores y ayudará a prevenir abusos por parte de los patrones.

La presidenta de United Farm Workers, Teresa Romero, señaló que esta norma ayudará a evitar abusos, ya que los infractores enfrentarán consecuencias que podrían excluirlos del programa. Sin embargo, algunos grupos industriales expresaron preocupación por los requisitos adicionales, argumentando que podrían dificultar el uso del programa H-2A para los productores y aumentar el riesgo de perder acceso al mismo.

A pesar de las críticas, defensores de los derechos laborales elogiaron la norma por empoderar a los trabajadores agrícolas temporales para enfrentar los desafíos que enfrentan en el trabajo. El Caucus Laboral del Congreso, compuesto por aproximadamente 100 miembros, destacó la importancia de estas protecciones para los trabajadores agrícolas, considerados algunos de los más vulnerables en Estados Unidos.