• 04 de Diciembre del 2020

Evita juez expulsión masiva de menores no acompañados

Determinan que los niños tengan acceso a la petición de asilo; desestiman argmento de Trump sobre salud pública

 

Un juez federal de Estados Unidos ordenó al gobierno de Donald Trump dejar de expulsar a menores no acompañados provinientes de México, medida que ha provocado la deportación de miles de menores durante la pandemia de coronavirus.
El juez federal Emmet Sullivan emitió un recurso preliminar solicitado por por la organización de derechos civiles American Civil Liberties Union (ACLU) que demandó en nombre de los niños a los que el gobierno quiso expulsar antes de que pudieran solicitar asilo u otras protecciones bajo la ley federal.
La organización reclamó el caso de un menor guatemalteco que huyó de su país porque era perseguido por las opiniones políticas de su padre, quien radica en la Unión Americana; el muchacho buscaba llegar a Estados Unidos para reencontrarse con él.
Sullivan argumentó que los menores afectados podrían sufrir un "daño irreparable"; además, declaró no estar convencido por los argumentos presentados por el gobierno, pues que hay suficientes recintos sin utilizar donde los niños podrían ser alojados.
"El fallo de hoy es un paso crítico para detener el intento ilegal y sin precedentes del gobierno de Trump de expulsar a niños utilizando como pretexto la salud pública", indicó Lee Gelernt, abogado de ACLU.
El gobierno de Trump -que mantiene mano dura contra la inmigración legal e ilegal- adoptó esta política tras el inicio de la pandemia, apoyándose en una vieja norma de salud pública relativa al control de las epidemias en la frontera, pero que según los abogados demandantes vulnera los derechos especiales que protegen a los menores.
La organización informó que desde el inicio de la pandemia y hasta octubre, cerca de 13 mil menores pudieron haber sido expulsados a México o a sus países de origen sin acceso a la petición de asilo.
El gobierno ha expulsado al menos a 8 mil niños no acompañados desde marzo, cuando emitió una declaración de emergencia en la que citó la pandemia como motivo para impedir la permanencia de la mayoría de las personas que cruzaban la frontera.
Agentes fronterizos obligaron a muchas personas a regresar a México y detuvieron a otras en centros de detención u hoteles, a veces durante días o semanas. Mientras tanto, las instalaciones del gobierno destinadas a alojar niños mientras se les busca una familia de acogida tienen miles de camas sin ocupar.
La orden de Sullivan impide la expulsión solamente de niños que cruzan la frontera sin estar acompañados por aluno de sus padres. El gobierno ha expulsado a más de 147 mil personas desde marzo, tanto adultos como niños con sus padres.