• 22 de Octubre del 2020

Demócratas temen que Trump no acepte su derrota y alegue fraude

Kamala Harris y Joe Biden / Facebook/democrats

 

Esperan derrotar el martes 3 de noviembre al magnate republicano de forma aplastante para que no pueda impugnar las elecciones presidenciales

 

Los demócratas temen que Donald Trump no reconozca los resultados de las elecciones y aunque quieren ganar con amplitud, también se preparan para una batalla legal en tribunales.

Los adversarios del republicano Donald Trump han pedido a sus seguidores que el día de la elección acudan en masa, de mañana, para votar en grupos, a favor de Joe Biden.

Los demócratas esperan, si las encuestas son reales, derrotar a Donald Trump de una manera aplastante para que el magnate no pueda impugnar las elecciones presidenciales del martes 3 de noviembre y que acepte su derrota.

En caso de que los resultados de los comicios no fueran claros, tendrían que ser los tribunales o el Congreso norteamericano quienes otorgaran el triunfo a alguno de los dos contendientes. El procedimiento sería legal, pero le restaría apoyo ciudadano al que eligieran las autoridades.

A Donald Trump no le gusta el voto por correo, porque asegura que es un método que puede alentar el fraude. Afirma que si la votación universal fuera por correo, la elección en 2020 se convertiría en la más imprecisa y fraudulenta.

Aunque los medios estadounidenses han publicado encuestas que favorecen al candidato demócrata Joe Biden, no se descarta que el republicano Donald Trump gane la elección, tal como lo hizo en 2016, cuando derrotó a Hillary Clinton.

Durante la semana, Donald Trump, presidente de Estados Unidos, aseguró que si el demócrata Joe Biden gana las elecciones, en la práctica será Kamala Harris la que asuma la presidencia de Estados Unidos y el control de la Casa Blanca.

En sus giras de campaña, Donald Trump asegura que si Joe Biden gana la presidencia, Kamala Harris será la primera mujer de raza negra que ostente el poder.

El presidente de Estados Unidos y candidato republicano ha centrado sus ataques en Kamala Harris para intentar que los norteamericanos cambien su decisión y le den a él sus votos.

Donald Trump ha dicho que cuando Kamala Harris confrontó al entonces juez Brett Kavanaugh, se comportó de una forma desagradable. El magnate republicano incluso dijo que con Brett Kavanaugh, Kamala Harris pasó de lo desagradable a lo monstruoso.

Otro de los ataques de Donald Trump fue sugerir que Kamala Harris no era elegible porque no cumplía con los requisitos, y dejó entrever que la candidata no nació en Estados Unidos.