• 17 de Junio del 2024
TGP

Entra en vigor decreto que prohíbe terapias de conversión sexual

Considera sanciones para quien realice, imparta o financie los llamados tratamientos para cambiar la identidad de género

Este sábado, entró en vigor un decreto que sanciona a quienes realicen, impartan o financien prácticas destinadas a cambiar la orientación sexual o identidad de género de las personas.

El decreto, publicado el viernes en el Diario Oficial de la Federación (DOF), contiene la reforma al Código Penal Federal y la Ley General de Salud para sancionar a quien realice, imparta o financie los llamados tratamientos de conversión contra la orientación sexual de las personas.

El texto adiciona un capítulo denominado “Delitos contra la Orientación Sexual o la Identidad de Género de las Personas” al artículo 209 Quintus, del Código Penal Federal.

El artículo señala que se impondrán sanciones que van de los dos a seis años de prisión o una multa de mil a dos mil veces el valor diario de la Unidad de Medida y Actualización (UMA) a aquella o aquellas personas que “realice, imparta, aplique, obligue o financie cualquier tipo de tratamiento, terapia, servicio o práctica que obstaculice, restrinja, impida, menoscabe, anule o suprima la orientación sexual, identidad o expresión de género de una persona”.

La pena puede aumentar al doble cuando las conductas tipificadas involucran a menores de edad, adultos mayores o personas con alguna discapacidad.

Asimismo, si los padres son los que incurren en estas prácticas, las sanciones serán determinadas a consideración de un juez.

También las penas podrán duplicarse si los sujetos tienen una relación laboral, docente, doméstica, médica o cualquier otra que implique una subordinación de la víctima. Esto incluye que sean funcionarios públicos o que se emplee violencia física o psicológica.

El documento también agrega el artículo 465 Ter a la Ley General de Salud para sancionar a las personas profesionales de la salud que incurran en tratamientos, terapias o prácticas quirúrgicas que atenten contra la identidad sexual.

Las penas corresponden a las establecidas en el Código Penal Federal, además los sujetos que comentan estos delitos pueden ser suspendidos de uno a tres años en el ejercicio de su profesión.