• 15 de Julio del 2024
TGP

Desciende la población china por segundo año consecutivo

Este descenso se atribuye a la reducción de nacimientos por séptimo año consecutivo y al aumento de las muertes tras el levantamiento de las restricciones de Covid-19

 

La población de China experimentó una caída por segundo año consecutivo, con una disminución de 2 millones de personas en 2023, según informó el gobierno el miércoles. Este descenso se atribuye a la reducción de nacimientos por séptimo año consecutivo y al aumento de las muertes tras el levantamiento de las restricciones de Covid-19.

En el año mencionado, las muertes aumentaron en 690 mil, alcanzando la cifra de 11.1 millones, más del doble del aumento registrado el año anterior. Demógrafos señalan que este incremento se vio impulsado por el envejecimiento de la población y los brotes generalizados de Covid-19 que ocurrieron entre diciembre de 2022 y febrero del año pasado.

La población total, según la oficina de estadísticas, se situó en mil 400 millones, lo que marca un cambio significativo ya que China, durante mucho tiempo el país más poblado del mundo, cedió su lugar a la India en 2023, según estimaciones de la ONU.

La caída en los nacimientos refleja una disminución en la tasa de fertilidad, planteando desafíos económicos y sociales a largo plazo para China. A pesar de los incentivos gubernamentales y la flexibilización de la política de un solo hijo en los últimos años, las mujeres tienen menos hijos.

La contracción demográfica en 2023 resalta una aceleración de la crisis demográfica desde 1960. Factores como el costo de la educación y la renuencia de los jóvenes hacia el matrimonio han generado una reducción en la mano de obra disponible, contribuyendo al aumento de la población de la tercera edad, una carga impuesta a las nuevas generaciones por tradición.

Datos de la Oficina Nacional de Estadística indican que la disminución demográfica es resultado de más de seis décadas de fuerte crecimiento, acentuada por la integración educativa y laboral de la mujer que ha afectado la tasa de natalidad.

China, ahora superada por India como el país más poblado, ha pasado de aplicar estrictas políticas de control de natalidad a intentar impulsar la fertilidad con subsidios y propaganda, aunque sin demasiado éxito.

En 2023, hubo una reducción de 2.08 millones en comparación con 2022, dejando la población en un millón 409 mil 067 personas, más del doble de la contracción registrada en 2022.

La crisis demográfica plantea problemas sociales y económicos, incluyendo la reducción de la mano de obra disponible y el envejecimiento de la población.

La tradición china, que impone a las jóvenes generaciones cuidar de sus familiares ancianos, se ve exacerbada por la mayoría de parejas compuestas por hijos únicos, quienes ahora deben hacerse cargo de cuatro padres ancianos.

Para abordar estos desafíos, las autoridades presentaron un plan millonario esta semana para financiar servicios para la tercera edad.

A pesar de haber terminado con la política de un solo hijo en 2016 y permitir hasta tres hijos desde 2021, China lucha por revertir el declive demográfico en un país que ha dependido históricamente de su extensa mano de obra como motor económico.

Entre los motivos, se destacan el elevado costo de la educación y la creciente desconfianza de las nuevas generaciones hacia el matrimonio, un requisito previo para la procreación.