• 07 de Octubre del 2022

19-S en el corazón de México

 

Y cuando nadie lo pensaba, 32 años después, la ciudad fue colapsada nuevamente por la naturaleza

 

Ricardo Chavero

Si hay una fecha importante para México, en términos del impacto de fenómenos naturales, es el 19 de septiembre (19-S) ya que, en está, se han suscitado 2 de los temblores que, por su magnitud, dejaron muerte y destrucción en su área de impacto. Eran las 7.19 horas del 19 de septiembre de 1985, la vida corría de manera normal hasta ese momento, cuando, vía los noticieros que se transmitían desde la Ciudad de México, se escuchaba el “está temblando” y de repente, la imagen se perdió, igual que se perdieron oficialmente 3, 692 vidas, aunque la Cruz Roja Mexicana reportó más de 10, 000 muertos por el devastador sismo que, impacto principalmente el centro de la Ciudad de México. Solo basta recordar las escenas de edificios icónicos de aquella época, como el lujoso Hotel Regis, para saber la gravedad de los daños.

Y cuando nadie lo pensaba, 32 años después, la ciudad fue colapsada nuevamente por la naturaleza. Misma fecha solo que ahora al medio día, un sismo de magnitud 7.1 causo 370 muertos, miles de heridos y millonarias pérdidas, 434 inmuebles presentaron riesgos de colapso en la capital del país y 1,008 no pudieron ser ocupados o debieron reconstruirse, según datos oficiales. Además, este sismo golpeo fuertemente no solo a la capital mexicana sino, causó graves daños en Chiapas, Oaxaca, Puebla y Morelos, donde localidades enteras desaparecieron y hasta el día de hoy, los efectos del sismo permanecen. De acuerdo a los avances del Programa Nacional de Reconstrucción, se han invertido 27,875 millones de pesos en 10 entidades para 54, 451 acciones, con impacto en 778 municipios, casi una cuarta parte de los ayuntamientos del país.

Dos muy fuertes experiencias las vividas en esta fecha para los mexicanos que, seguimos aprendiendo de ellas, para fortalecer nuestras capacidades de resiliencia ante este tipo de eventos. Ambas catástrofes llevaron al endurecimiento de las leyes de construcción; se crearon instituciones como el Centro Nacional de Prevención de Desastres (CENAPRED), mismo que no solo atiende problemas por sismos, sino que, se ha concentrado en las afectaciones por huracanes e inundaciones; y si bien estos esfuerzos institucionales han sido importantes, quizá lo que más debamos resaltar, es la capacidad demostrada por los mexicanos para hacer frente a estos desastres. En las primeras horas del sismo, las autoridades generalmente están rebasadas y paralizadas por lo que, se ha generado una cultura de apoyo a base de voluntarios improvisados de donde, en muchos casos, han surgido organizaciones que se han especializado en esta clase de desastres, siendo el más famoso el grupo “Topos”, que ha salido a ayudar a otros países hermanos que pasan por este tipo de tragedias.

La solidaridad de los mexicanos es algo que, sin duda, representa los grandes valores de nuestro pueblo, de la gente de este gran país ante estas eventualidades de la naturaleza. No tengo dudas de que al día de hoy las capacidades institucionales se han potenciado para atender estos eventos y que, la sociedad ha encontrado formas de organizarse para, ser primeros respondientes ante estos eventos.

Este 19 de septiembre como cada año, se llevó a cabo el macro simulacro de sismo en todas las dependencias de gobierno del país y para reforzar la fecha, la naturaleza nos sorprendió, poco después, con un nuevo sismo de magnitud 7.4 en la escala de Richter, nuevamente con epicentro en Michoacán; 19-S en el corazón de México.