• 15 de Julio del 2024
TGP

Valsequillo y el Cambio Climático, sequía en Puebla

Tal parece que el llamado Cambio Climático lejos de ser una invención de nuestra época, es una realidad que poco a poco nos está llevando a vivir escenarios apocalípticos que, muy pocos veíamos posibles

 

 

La Zona Metropolitana de Monterrey está pasando por una crisis en el abastecimiento a su sociedad del vital líquido; se han mostrado escenas de gente peleando en las calles por acceder a algunas cubetas de agua y la gente, está molesta con el gobierno por los cortes en el suministro de esta. No se ve una salida rápida al problema, por lo que, los regios tendrán que esperar para normalizar su abasto.

Lo antes descrito no es un tema aislado, ni único de una región de nuestro país, en estos momentos, nuestro estado en general, está pasando por una crisis de agua que se denota en los niveles que algunas de sus presas mantienen actualmente, siendo la presa Manuel Ávila Camacho, conocida como Valsequillo, la que menos líquido tiene al estar al 24.5% de su capacidad. De acuerdo al Capitán a cargo de la administración del Puerto de Valsequillo, José Villegas Téllez, el volumen del lago no había disminuido tanto desde hace diez años.

Sin duda para los poblanos, la sequía que vive la Presa de Valsequillo es algo que nos preocupa porque, no es un fenómeno común y quizá, lo tomamos como una señal de posible escasez en los hogares de la capital poblana, sin embargo, no debemos de preocuparnos por el momento de esto ya que, las afectaciones no serán en la ciudad, pero si en el campo y las zonas aledañas a la presa.

De acuerdo a algunos operadores de servicios que se ofrecen a través del lago de Valsequillo, como una Panga y comedores turísticos, la última vez que observaron el lago en esta capacidad fue hace cerca de 30 años, pero, en aquellas épocas esto no fue alarmante porque, de acuerdo a ellos no había problemas de agua, algo que hoy si observan. Hoy se ha alejado el turismo y si bien la Panga sigue operando, existe preocupación por el descenso en el nivel del agua. Por otra parte, tal como lo ha señalado el gobierno del estado en su momento, el agua de la presa es de uso de riego, es decir agrícola, por lo que, este descenso afectará a los campesinos que dependen de ella, ya que, por lo general, los cultivos siguen un ciclo para lograr las cosechas esperadas. Hay estimaciones de que puede darse un problema grave en la producción de alimentos a nivel regional ya que, la presa Manuel Ávila Camacho, Valsequillo, riega cerca del 30% del maíz en el estado.

El mismo gobierno del estado, ha mencionado que no hay porque alarmarse en estos momentos y que, el abasto de agua en la ciudad está garantizado. No obstante, esto, debemos recordar que, los efectos del cambio climático pueden cambiar de región y en un momento, quizá las fuentes que abastecen a la ciudad sean las afectadas, como está pasando en la Sierra Norte en municipios como Xicotepec o en la mixteca poblana donde, estos meses de poca agua siempre son difíciles.

Hoy nuevamente, la naturaleza con todo lo que está pasando en torno al agua, nos llama a generar las políticas necesarias para asegurar el abasto de este vital liquido y nos muestra, que no solo el consumo de agua importa, sino que, se depende de ella para muchas actividades de nuestra sociedad. No hagamos oídos sordos al dicho: “Cuando veas las barbas de tu vecino cortar, pon las tuyas a remojar”; cuidemos el agua.