• 18 de Mayo del 2022

Biden y Trump, ¿diferentes?

Facebook

El gobierno de Joe Biden acaba de cumplir un año y está recibiendo severas críticas por los escasos resultados que ha logrado.

 

Las quejas son interminables y muchos aseguran que no hay grandes diferencias con la gestión de su contrincante Donald Trump. Pese a ello, Biden acaba de anunciar que buscará la reelección de su fórmula Demócrata junto con la vicepresidenta Kamala Harris, cuyo desempeño también es severamente cuestionado.

Muchas veces usada para lograr votos de la comunidad hispana, pero alcanzada solamente una vez en la historia contemporánea de Estados Unidos, la Reforma Migratoria prometida por Joe Biden en campaña sigue en la congeladora parlamentaria gracias a los obstáculos impuestos por sus opositores.

Mientras tanto, las cifras sobre migrantes deportados, la cantidad de indocumentados en los centros de detención, los menores no acompañados subidos a un avión para regresarlos a sus países de origen sin permitirles la oportunidad de solicitar asilo, rebasan los registros históricos, incluso los de Barack Obama y la dureza en el trato que denunciaban las organizaciones no gubernamentales durante la gestión de Donald Trump.

Es cierto, la migración desde el sur del continente americano, que tiene en la mira solamente a Estados Unidos, está desbordada desde el 2018 pero, incluso la asignación de la vicepresidenta Kamala Harris para resolver el tema con México y los países centroamericanos, resultó en un rotundo fracaso para el primer año de gobierno de Joe Biden.

La pesada herencia de Donald Trump en los juzgados de migración no ha disminuido, por el contrario, el sistema migratorio norteamericano se mantiene colapsado y ya supera el millón y medio de expedientes que requieren de pronta atención, pues mantienen varados y en la incertidumbre a la misma cantidad de migrantes que solicitan la revisión de su caso.

Lo mismo ocurre con los programas insignia de la política antiinmigrante de Donald Trump y del ex alguacil de Arizona, Joe Arpaio, el “Título 42” y “Permanece en México”, a través de los cuales cientos de migrantes son deportados de forma automática todos los días a los estados fronterizos mexicanos, sin cumplir con el debido proceso de solicitar asilo a la autoridad migratoria norteamericana. A pesar de los esfuerzos jurídicos de la Casa Blanca para desaparecer esos programas, la Corte federal ha dado la orden de que se mantengan y no hay marcha atrás.

En lo que sí ha marcado una diferencia notable la gestión de Joe Biden respecto a la polémica gestión de Donald Trump es en el manejo de la pandemia, pues llegó al acuerdo con el gobierno mexicano para vacunar a los miles de trabajadores fronterizos que diariamente cruzan las garitas mexicanas para desempeñarse en decenas de empresas norteamericanas. Los mexicanos necesitan empleo y las empresas de ese país, mano de obra.

Además, hace unos días se dio a conocer sobre la posibilidad de que sean vacunados todos aquellos migrantes sin documentos que lleguen a la frontera y sean detenidos por migración, lo anterior con el fin de disminuir la curva cada día más alta de contagios en ese país, sin importar que días después, sean deportados.

--------

Comentarios vía twitter: @erinife

Correo electrónico: Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.