• 13 de Mayo del 2021

Empeora la crisis migratoria

La tragedia de San Diego / AP News

Hace unos días un auto que circulaba por una avenida en San Diego, California, se subió a la acera y atropelló a varias personas que se refugiaban bajo un puente al carecer de vivienda, son los conocidos como “homeless de California” o “personas sin techo” y que, con la crisis laboral, la pandemia y la migración, aumentan de manera preocupante día con día hasta rebasar actualmente, los 66 mil tan solo en el condado de Los Ángeles.

 

El gobernador Gavin Newsom se encuentra en la mira de la Casa Blanca desde que estaba Donald Trump en la silla presidencial ante el descontrol que significa tener a tanta gente viviendo en las calles y que no ven que llegue pronto una solución a sus problemas económicos. En estos grupos de personas sin una vivienda están ciudadanos norteamericanos que perdieron todo a raíz de las diversas crisis económicas, pero también están miles de migrantes que cruzan la frontera y que terminan por perderse en las drogas, en el alcohol o simplemente no encuentran la forma de salir adelante.

Y es que California es uno de los estados más poderosos económicamente hablando de ese país, pero al mismo tiempo, también es de los más caros en términos de vivienda y calidad de vida. Además, California tiene frontera con México y recibe, al igual que Texas, el mayor número de migrantes que cruzan sin documentos hacia Estados Unidos. Muchos de ellos se quedan varados en las ciudades más importantes como Los Ángeles, San Francisco o San Diego, sin vivienda, sin trabajo y sin apoyo de algún conocido o familiar.

Tanto los refugios como la ayuda por parte de organizaciones hacia personas sin techo en California ya resultan insuficientes. Tan solo en febrero la autoridad migratoria detuvo, según algunas cifras, más de 100 mil migrantes a lo largo de toda la frontera, una cantidad mucho más elevada que en el primer mes del año.

Nuevos centros de detención para menores de edad, la mayoría no acompañados

El Departamento de Seguridad Nacional de Estados Unidos reconoció que esperan una ola migratoria mucho mayor a lo que han recibido los últimos 20 años, en parte, motivada por un discurso menos racista por parte de la Casa Blanca. Lamentablemente los miles de migrantes que siguen llegando a la frontera entre México y Estados Unidos enfrentan un mismo panorama, deportación inmediata para los adultos y centros de detención para menores de edad no acompañados, cuya llegada se triplicó en estos últimos meses.

De tal forma está empeorando esta crisis migratoria que la autoridad norteamericana está construyendo nuevos centros de detención pues los existentes están abarrotados, sobre todo en el caso de los niños migrantes que llegan solos a ese país, incluso con 5 años de edad.

Según datos publicados por CNN en febrero pasado más de 9 mil 400 menores no acompañados cruzaron la frontera entre Estados Unidos y México lo que ha representado un verdadero reto para las autoridades migratorias junto con elevar su capacidad de revisión sanitaria por la pandemia.

---------

 

Comentarios vía twitter: @erinife

Correo electrónico: Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.