• 15 de Julio del 2024
TGP

Trump y Biden se perfilan como ganadores del Súper Martes

Nikki Haley, la única contendiente del partido republicano, suspendió su campaña presidencial tras ser derrotada en todo el país; sin embargo, no respaldó al expresidente

 

En el Súper Martes, celebrado a nivel estatal en todo Estados Unidos, tanto el presidente Joe Biden como el expresidente Donald Trump emergieron como ganadores en sus respectivas contiendas, consolidando así un enfrentamiento histórico de revancha en las elecciones generales de noviembre próximo, a pesar de sus bajas calificaciones de popularidad.

Trump aseguró la victoria en los votos republicanos en varios estados, incluyendo Alabama, Arkansas, Colorado, Maine, Carolina del Norte, Oklahoma, Tennessee, Texas y Virginia. Este triunfo prácticamente garantiza su tercera nominación presidencial consecutiva, aunque aún deberá esperar para eliminar matemáticamente a su única rival restante, Nikki Haley, quien suspendió su campaña presidencial tras ser derrotada en todo el país en el Súper Martes.

Mientras tanto, Biden obtuvo una victoria cómoda en numerosos estados, entre ellos Alabama, Arkansas, Colorado, Iowa, Maine, Massachusetts, Carolina del Norte, Oklahoma, Tennessee, Texas, Vermont y Virginia, así como también ganó una votación por correo en Iowa.

Este resultado establece un escenario para una contienda electoral entre Trump, de 77 años, y Biden, de 81 años, marcando la primera contienda presidencial repetida en Estados Unidos desde 1956, aunque es una perspectiva que no parece entusiasmar a muchos estadounidenses, según muestran las encuestas de opinión que reflejan bajos índices de aprobación para ambos candidatos.

Tras su derrota en el Súper Martes, Nikki Haley no respaldó a Trump, desafiándolo a ganar el apoyo de los republicanos moderados y los votantes independientes. En sus declaraciones, destacó la importancia de atraer más gente a la causa conservadora, señalando la necesidad urgente de ampliar la base del partido.

Haley, ex gobernadora de Carolina del Sur y embajadora de la ONU, había sido la principal rival de Trump desde que anunció su candidatura en febrero de 2023, advirtiendo al Partido Republicano sobre abrazar al expresidente, a quien acusaba de estar demasiado centrado en el caos y la queja personal para derrotar a Biden en las elecciones generales.