• 07 de Diciembre del 2022

Alistan nuevo juicio político contra Trump

Demócratas buscan destución del mandatario mediante enmienda 25 o un segundo juicio político en su contra

Al 10 días de que finalice el periodo presidencial de Donald Trump, los demócratas en la Cámara de Representantes alistan un nuevo juicio político contra el presidente en funciones, aseguró a CNN la congresista Katherine Clark.
"Podemos actuar muy rápidamente cuando queremos", expresó la legisladora quien afirmó que la próxima semana podrían tener lista para votación una segunda acusación contra el mandatario, quien fue absuelto en el Senado de mayoría republicana en 2019.
En tanto, la presidenta de la Cámara de Representantes, Nancy Pelosi, aseguró este domingo que buscará este lunes aprobar una resolución en el Congreso para instar al vicepresidente, Mike Pence, a invocar la enmienda 25 de la Constitución para destituir a Trump; de lo contrario, iniciará el proceso legislativo de cara a abrir un juicio político al mandatario el martes.
"A la hora de proteger nuestra Constitución y nuestra Democracia, actuaremos con urgencia, ya que este presidente representa una amenaza inminente para ambas", señaló Pelosi en una carta a los legisladores tras el asalto al Capitolio por parte de una turba de seguidores de Trump, y que se saldó con cinco fallecidos, entre ellos un policía.
"A medida que pasan los días, remarcó la líder demócrata en la misiva, el horror del asalto en marcha a nuestra democracia perpetrado por este Presidente se intensifica y con ello la necesidad inmediata de acción".
Donald Trump es acusado de incitar a sus seguidores para irrumpir violentamente en el Capitolio y evitar que se certificara el triunfo electoral de Joe Biden.
Sin embargo, para el jefe de la minoría republicana en la Cámara baja, Kevin McCarthy, rechazó la medida, y advirtió que con ello aumentaría la polarización.
"Someter a un proceso de destitución al presidente cuando restan solo 10 días para el fin de su mandato sólo dividirá más a nuestro país", afirmó en una declaración, aunque consideró lo ocurrido como "inaceptable" y "antidemocrático".
McCarthy, uno de los legisladores leales a Trump más poderosos, dijo que contactó a Biden para "hablar con él sobre cómo debemos trabajar juntos para calmar los ánimos y unir al país para resolver los retos de Estados Unidos".
La mayoría demócrata planea un cargo de "incitación a la insurrección" Trump para abrir un nuevo juicio político y que le convertiría en el único mandatario en la historia de los Estados Unidos enjuiciado en dos ocasiones.
Posteriormente, debería ser sometido al juicio propiamente en el Senado, aunque se encuentra en receso y no tiene previsto retomar la actividad hasta el 19 de enero, un día antes de la toma de posesión del demócrata Joe Biden como presidente.
De prosperar, la acusación contra Trump podría quedar atorada en el Senado, que aún no cuenta con la mayoría demócrata que tendrá al asumir la vicepresidenta Kamala Harris y los dos senadores elegidos el martes en una histórica segunda vuelta en Georgia. Harris tendrá el voto para romper cualquier empate allí.
El senador republicano Ben Sasse dijo que "definitivamente considerará" un juicio político y recomendó que Trump como mínimo dé un paso al costado y deje que el vicepresidente Mike Pence tome las riendas.
La poderosa central sindical AFL-CIO se sumó a un creciente coro de organizaciones empresariales y políticas que pedían la destitución inmediata de Trump.
Pence ha sido llamado a invocar la 25 Enmienda de la Constitución, que permite destituir a un presidente que se considere no apto para el cargo, pero según reportes de prensa se opone a apelar a este mecanismo porque teme un aumento de las tensiones.
Dado el escaso margen de tiempo, varios demócratas en la Cámara han planteado la posibilidad de presentar los cargos contra Trump, pero no enviarlos al Senado hasta que hayan pasado los primeros 100 días de la llegada de Biden a la Casa Blanca para no condicionar el inicio de su mandato.
Este escenario fue respaldado por el representante demócrata James Clyburn, quien apuntó de este modo se daría a Biden "los 100 días que necesita para poner en marcha su agenda, y puede que enviemos los artículos en algún momento después de ello".
Mientras tanto, continúa el silencio de Trump, cuyas cuentas en Twitter y Facebook fueron suspendidas este viernes por "riesgo de incitar a la violencia".
La Casa Blanca ha informado de que su primer acto oficial tras el asalto al Capitolio tendrá lugar el martes cuando el todavía presidente se desplace a Texas para visitar las labores de construcción del muro fronterizo con México, el símbolo de su mano duro en materia de control migratorio.