• 05 de Julio del 2022

Estados Unidos también considera suspender impuesto a las gasolinas

El presidente Joe Biden dijo que puede tomar una decisión al respecto a fines de esta semana

 

El gobierno de Estados Unidos considera la opción de suspender temporalmente el cobro del impuesto federal a las gasolinas, como una medida para ayudar a bajar los precios de los combustibles y la tasa de inflación, que se encuentra por encima de 8 por ciento, la más alta en 40 años.

El presidente estadounidense, Joe Biden, confirmó las declaraciones del fin de semana de la secretaria de Energía, Jennifer Granholm, en el sentido de que puede exentarse el impuesto a las gasolinas, una propuesta que se considera seriamente.

“Sí, lo estoy considerando. Espero tomar una decisión con base en los datos que estoy buscando para el cierre de la semana”, comentó este lunes el mandatario norteamericano a consulta de la prensa.

Derivado de la volatilidad de los precios internacionales de los energéticos y de otras materias primas, por la nivelación de la demanda de energéticos tras la pandemia del Covid-19, así como por la guerra entre Rusia y Ucrania que ya tiene más de tres meses, las gasolinas en Estados Unidos han visto una carrera alcista que ha llevado los precios a un promedio de 5 dólares el galón, aunque en algunas regiones de ese país se han alcanzado precios todavía mayores.

En este sentido, Joe Biden reconoció que su administración considera intervenir en el mercado de las gasolinas, por la vía de los impuestos, aunque también manifestó su insatisfacción por el hecho de las empresas de hidrocarburos no han contribuido a refinar más petróleo para así colocar más mercancía en el mercado y hacer bajar los precios.

Por lo anterior, el mandatario comentó que funcionarios de su administración se reunirán en breve con las empresas de hidrocarburos para abordar este tema.

Algunos consumidores norteamericanos que viven cerca de la frontera con México han cruzado al lado mexicano para cargar combustible en sus vehículos, ante la diferencia de costos que son más altos en su país.

La brecha entre ambos países se explica principalmente por la política de apoyos fiscales a las gasolinas que aplica el gobierno mexicano desde hace varias semanas y que consisten en dejar de cobrar el Impuesto Especial sobre Producción y Servicios (IEPS), así como en otorgar un subsidio complementario, ventajas que benefician a las empresas importadoras y distribuidoras de combustibles, en aras de propiciar que los precios al consumidor se mantengan lo más estables posible.