• 04 de Diciembre del 2020

Avanza en el Senado legalización de la marihuana

Aplican la mayoría para avalar el uso de la hierba con fines recreativos, científicos, médicos e industriales

 

El Senado de la República avaló la legalización de la marihuana en México para ser utilizada con fines recreativos, científicos, médicos e industriales.
Con la aprobación del dictamen en lo general por 82 votos a favor, 18 en contra y siete abstenciones, se expide la Ley Federal para la Regulación del Cannabis, y se reforman y adicionan diversas disposiciones de la Ley General de Salud y del Código Penal Federal.
Morena, PRI, MC, PVEM, PES, PRD y PT respaldaron el dictamen al que los legisladores le dicen que es para regular el “autoconsumo, uso lúdico y medicinal”; los panistas Xóchitl Gálvez, Gustavo Madero y Raúl Paz Alonso se sumaron a la mayoría, mientras que el resto de los senadores del blanquiazul votaron en contra, porque “se abre el mercado de las drogas en el país”, consideraron Damián Zepeda y Martha Márquez.
Los legisladores aprobaron el dictamen que permite que un adulto posea hasta 28 gramos de marihuana, pero si es detenida con un gramaje mayor, la persona será puesta a disposición de la autoridad administrativa.
A partir del 15 de diciembre, si pasa en la Cámara de Diputados, las personas podrán cargar hasta 28 gramos del enervante; es decir, una cajetilla de 28 cigarrillos, y tener de 6 a 8 plantas de marihuana en sus casas, sin terminar en la cárcel.
También se castigará con cárcel, dependiendo el delito, entre otros por delincuencia organizada, rebasar los límites permitidos, comerciar o suministrar sin autorización.
Entre los cambios, el dictamen aprobado señala que no podrán entrar al domicilio de un consumidor, pero éste deberá adecuar su vivienda para no afectar a vecinos, en referencia a lo establecido sobre el derecho a presentar denuncia contra quien no acate reglas de no afectar a terceros.
Uno más es la liberación de los detenidos por posesión y borrar ese antecedente penal.
Entre otros detalles quedá prohibido conducir cualquier vehículo, manejar u operar equipo o maquinaria que pueda causar peligro bajo los efectos de la marihuana.
Quien viole la norma tendrá arresto inconmutable de 12 a 36 horas, por las autoridades competentes, sin perjuicio de las sanciones que se establezcan en otras normas aplicables.
El Estado implementará las políticas, programas, planes y acciones permanentes que sean necesarios sobre los riesgos del consumo. Las emergencias médicas relacionadas con el éste, deberán ser atendidas oportunamente por cualquier institución o profesional de las áreas de la salud que sean requeridos, sin discriminación, ni criminalización.
Respecto a la investigación con fines médicos, farmacéuticos o paliativos, se sujetará a lo dispuesto por la Ley General de Salud y la demás normatividad aplicable.
También se aprobó la creación del Instituto Mexicano para la Regulación y el Control del Cannabis, el cual estará a cargo de la Secretaría de Salud, y será el encargado de otorgar licencias para la venta en asociación.
La mayoría legislativa coincidió en que esta norma debe contribuir en la medida de lo posible en la descriminalización y despenalización de los actos relacionados con la planta; que debe enfocarse en una regulación responsable basada en la libertad de las personas y en la construcción de un mercado interno que sirva para garantizar las libertades y los derechos; este debe ser el gran instrumento.
Entre otras cosas, se logró permitir la transformación y comercialización de productos comestibles y bebibles, un mercado que resultará estratégico para el país, y se dejó de considerar como una sustancia psicoactiva en el Código Penal.