• 01 de Diciembre del 2020

Lázaro Cárdenas, una de las figuras que inspira a mi gobierno: AMLO

Andrés Manuel López Obrador y Cuauhtémoc Cárdenas / Especial

 Aseguró que cuando el general asumió la presidencia, en 1934, inició un periodo en el que se tomaron decisiones nacionalistas y humanistas

 

Andrés Manuel López Obrador, presidente de México, encabezó la ceremonia del 50 Aniversario Luctuoso del General Lázaro Cárdenas del Río, y afirmó que junto con Miguel Hidalgo, José María Morelos, Benito Juárez y Francisco I. Madero, el general Lázaro Cárdenas del Río es una de las figuras históricas más inspiradoras de su gobierno.

Aseguró que cuando Lázaro Cárdenas asumió la presidencia, en 1934, inició un periodo en el que se tomaron decisiones nacionalistas con contenido social y humanista.

“La llegada del general Lázaro Cárdenas a la presidencia significó, como aquí se ha dicho, el fin del Maximato y el inicio de una etapa nueva caracterizada por trascendentes decisiones nacionalistas y de profundo contenido humanista”.

“La diferencia principal entre Cárdenas y los líderes revolucionarios que se repartieron el poder entre 1917 y 1934 reside en que el general Cárdenas fue capaz de concebir un proyecto de país y de Estado con instituciones dedicadas a procurar el bienestar de la población; fue, pues, el general Cárdenas un estadista, con dimensión social. Su estrategia fue sencilla pero profunda: primero apoyó al pueblo y se ganó su confianza; luego lo organizó y con ese respaldo popular recuperó el petróleo y otros bienes de la nación que Porfirio Díaz había entregado a particulares, principalmente extranjeros”.

Andrés Manuel López Obrador afirmó que entre los logros más importantes de Lázaro Cárdenas se cuentan el haber impulsado la reforma agraria, nacionalizar el petróleo y haberles dado asilo a los exiliados españoles.

“Como gran estadista comprendió que la agricultura y la industria, bases fundamentales del desarrollo del país, debían sustentarse en la mejoría de las condiciones de vida de campesinos y obreros, y a ello dedicó buena parte de sus empeños como gobernante: impulsó la reforma agraria, en efecto entregó 20 millones de hectáreas a un millón de familias campesinas. La creación de ejidos sin violentar las formas comunitarias ancestrales, fomentó el surgimiento de centrales sindicales y la vigencia de los derechos laborales y emprendió la creación de infraestructura para el desarrollo independiente de México. Con una visión nacional ajena a los faccionalismos, reconoció el papel de los empresarios en la economía y suspendió la hostilidad oficial hacia la Iglesia Católica”.

“Uno de los aspectos más entrañables que se recuerdan de la presidencia cardenista es la solidaridad que brindó a la República Española, agredida y a la postre destruida por el fascismo, y la generosidad con que recibió al exilio español en nuestro país. Además de éste y otros gestos de profunda humanidad y solidaridad, la política exterior del presidente Cárdenas tiene una faceta que denota su genio político: la habilidad para mantener buenas relaciones con Estados Unidos sin ceder un centímetro de soberanía nacional y sin transigir en la defensa de los intereses de México. En ese sentido, la nacionalización de los ferrocarriles y de la industria petrolera representan hazañas dobles: por lo que significaron de positivo para la independencia y el desarrollo económico del país y porque su realización produjo ciertamente inconformidades y roces diplomáticos, pero no conllevó conflictos internacionales de grandes dimensiones”.

Indicó que Lázaro Cárdenas dejó una herencia sólida que los conservadores y neoliberales no pudieron destruir durante las décadas que gobernaron.

“La obra de gobierno realizada por el general Cárdenas en seis años dejó una herencia tan sólida y vasta que la camarilla, el grupo neoliberal y oligárquico, no logró destruirla en las cuatro décadas en las que permaneció en el poder. Ahora, por voluntad del pueblo, desde el primero de diciembre del 2018, hemos emprendido la Cuarta Transformación de la vida pública de México. Es decir, estamos poniendo fin a un régimen profundamente corrompido, violento y antidemocrático que llevó al país a un nivel de devastación y descomposición sin precedentes en su historia”.

Lázaro Cárdenas respetó a la oposición, dice Cuauhtémoc

Cuauhtémoc Cárdenas, hijo de Lázaro Cárdenas, aseguró que su padre fue respetuoso de la oposición, a pesar de los ataques viscerales que recibió constantemente.

Indicó que Lázaro Cárdenas respondió a los ataques con trabajo político y una conducta cívica, porque sabía que no representaban un riesgo para la revolución.

“Fue respetuoso de la oposición como se puede constatar ante los persistentes y viscerales ataques de las oposiciones, respondiendo a ellos con labor política y conducta cívica, pues sabía qué y quiénes las movían y los representaban, con la convicción de que no significaba riesgo alguno a la obra de la revolución”.

Cuauhtémoc Cárdenas afirmó que cuando el general Lázaro Cárdenas sabía que su sola presencia bastaba para solucionar un conflicto, siempre se presentaba, y no utilizaba a terceras personas.

“Ante conflictos que pensó podía contribuir a solucionar con su presencia, nunca se valió de terceros para ello”.