• 22 de Octubre del 2020

El cine fantástico

Escena de Viaje a la Luna, de 1902, de George Mélies.. / Especial

El cine fantástico es un género cinematográfico por excelencia, el que nos libera de nuestra realidad, sumergiéndonos en un mundo surrealista de magia y nos transporta a una realidad alterna; va de la mano del género de terror o de suspenso.

 

La literatura del cine fantástico da inicio a principio de los años 1900, con la adaptación de Frankenstein, de 1910, o la magia del cine fantástico de George Mélies en Francia, con Viaje a la Luna, de 1902.

Con ayuda de los efectos especiales se puede crear cualquier tipo de ambiente de fantasía, de terror o de sugestión para el espectador, obviamente acompañado de una buena fotografía y justificado por una buena historia.

Un clásico considerado como el primer film de ciencia ficción es Metropolis, de Fritz Lang (1926), sin olvidar a Nosferatu el vampiro, primera versión (apócrifa) de Drácula de Bram Stoker (1922).

A través del tiempo y pasando los años, podemos considerar a directores famosos por películas de cine fantástico desarrollando también la ciencia ficción a Alfred Hitchcock, Roger Corman, Terence Fisher, Steven Spielberg, Sanley Kubrick, entre otros…

El cine fantástico retoma temas surrealistas como son: vida extraterrestre, mostros, vampiros, hombres lobos, zombis, el diablo etcétera, y demás cosas inimaginables en la realidad del ser humano pero totalmente visibles en la imaginación y en la mente surrealista de sus creadores.

El espectador se siente fascinado con el género y siempre lo ha aceptado de la mejor forma, de alguna manera nos hacen pensar que podemos vivir en dos o varios mundos alternos.

Algunos títulos de la época son King Kong (1933), de Merian C. Cooper Ernest y B. Schoedsack; 20 mil leguas de viaje submarino (1954), de Richard Flescher; Mary Poppins (1964), de Julie Andrews y Dick Van Dyke; Quién engañó a Roger Rabbit? (1988) de Robert Zemeckis, entre otras.

Para México el género fantástico no se logra tan fácilmente, ya que por falta de producción salen filmes muy malos que, en vez de dar miedo o sugestión al subconsciente, llegan a ser ridículos o muy churros como Vacaciones de terror, El Jinete de la muerte, Santa Sangre, El Santo contra las momias de Guanajuato y así hay bastantes filmes que no te causan ninguna sensación de malestar o que te hicieran pensar más allá.

Sin embargo, en Estados Unidos ya estaban presentando las Guerras de las Galaxias, no había competencia alguna.

Ya para los años 90 en México con la oleada de nuevos directores que ya podían producir cine de ficción, y más bien cine surrealista fuera de lo convencional, usando efectos especiales y generando un contenido más fantástico en sus historias, ya el espectador empezó a sorprenderse de ver en el cine temas de fantasía o de terror a la par que las películas holliwoodenses.

Entre los directores más destacados para la época son Guillermo del Toro (Cronos 1993); Pedro Galindo (Trampa Infernal 1990); Jorge Luke (El sacristán del diablo 1992), Daniel Gruener (Sobrenatural 1996) y Leopoldo Laborde (Ángeluz 1997).

Sin duda la tendencia hacia la creación de nuevas propuestas de cine fantástico iba creciendo a llegar a ser cada vez más visto y reconocido por los espectadores, hasta nuestros días. Ya que para los años dos mil ya hubo más películas e incluso ya en participación de festivales internacionales como lo es Morbido, Feratum o Macabro.

El cine fantástico es un relato mítico en donde tienen lugar sucesos no solo maravillosos, sino también incomprensibles, sucesos que escapan por lo tanto de toda verosimilitud y a toda previsibilidad, lo cual el mito garantizaba con su misma existencia, apareciendo lo sobrenatural o lo imaginario en un mundo mágico y hostil.

-----------------------------------

 

El autor es egresado de la Licenciatura de Comunicación e Información de la Universidad Madero y cursó también Diplomado en Cinematografía en la UMAD, la carrera intensiva de actuación en la AMCI (Asociación Mexicana de Cineastas Independientes).

Ha participado como actor en rodajes de cortometrajes de producciones universitarias BUAP, UPAEP, AS MEDIA, CINEMA.

También ha participado en series de TV: Dos Lagos, de TV Azteca; La Bandida, Documental Niños Héroes, de History Channel, producción Argentina (Netflix), entre otros.

Participó en Microteatro Puebla, obra la Decisión.

Ha dirigido cortometrajes con producción independiente, entre ellos Hora Cero y Donde hay música.

Actualmente, escribe guiones para cine, para buscar nuevas oportunidades de producir cortometrajes.