• 19 de Abril del 2024

Recordando a Esther Fuentes Couturier

 

 

Aldo Fulcanelli

Recién he confirmado mi parentesco con la ilustre zacatecana Esther Fuentes Couturier. Fue una poetisa y educadora, nacida en Sombrerete, Zacatecas, en 1863. Los bisabuelos de esta interesante mujer, (Higinio, o Egidio) Delgado y Josefa Murguía) fueron mis quintos abuelos vía materna.

Esther Fuentes, fue hija de Cristóbal Fuentes Cevallos y Luz Couturier Delgado. Nieta de José María Couturier y Petra Delgado Murguía, Bisnieta de Higinio Delgado y Josefa Murguía. Estudió la primaria en la escuela Josefa Ortiz de Domínguez, con el tiempo, se convirtió en profesora auxiliar, y a los 25 años, se convirtió en profesora en el Liceo Bracho (creado por María de la Luz Rivas de Bracho).

En 1906, viajó a Sain Alto, con el fin de hacerse cargo de la dirección de una escuela para niñas en aquella localidad.

Mujer, soltera, en un tiempo de dominación masculina, eso determinó la vida de la profesora Esther Fuentes, quien hubo de viajar por los caminos y senderos de su tierra, para lograr el cometido de enseñar aún en contra de los usos y costumbres de su tiempo.

Su pasión por las letras, la llevó a participar en el año de 1902, en los Juegos Florales del Estado de Puebla, recibiendo una Mención Honorífica por su poema titulado: "Estrellas errantes". No acudió, por la distancia, sin embargo, una persona se encargó de leer el texto para los asistentes.

Uno de los jurados, se disculpó a través de una carta con Esther, pues ellos creían que la pieza literaria había sido escrita por un hombre, tuvieron que rehacer el reconocimiento.

Aquí un fragmento de la carta:

"Distinguida señorita: Ignorante el jurado

de estos juegos florales de que el inspirado autor de «Estrellas Errantes» fuese una mujer, arregló el diploma correspondiente en el supuesto de que se trataba de un hombre. La apertura de los sobres la noche de nuestra fiesta, nos proporcionó la grata sorpresa de saber que se trataba de una Señorita, y hubimos de mandar reponer el diploma, el cual obra en mi poder. En «El Mundo Ilustrado» que debe salir hoy en la capital de la República, verá Ud. publicada su hermosa composición"...

Los textos poéticos de Esther Fuentes fueron publicados en los medios "Revista Literaria", y "Mercurio", su poesía versa sobre el cosmos, la soledad, y el poder de la naturaleza. Fue dueña de una pluma prodigiosa, que utilizó la melancolía, y reflexión profunda, en grado filosófico, como una poderosa arma.

Esther Fuentes, perdió el sentido de la vista, quedó ciega. Tras retirarse del magisterio, falleció en 1945 a los 83 años de edad, siendo sus restos sepultados en el Panteón de San Miguel.

Casi medio siglo después de su muerte, se publicó el único libro que concentra su obra poética. Fue en 1991, cuando el Ayuntamiento del Real de Minas de Sombrerete, público "Erráticas", conteniendo siete apartados con los poemas de Esther Fuentes.

Comparto el registro de defunción de Esther Fuentes Couturier, así como el registro de nacimiento de su madre, la Sra. María de la Luz Couturier Delgado (1840), cuyos padrinos fueron por cierto, doña Jesusita Vázquez del Mercado, y don Jesús Fernández de Castro.

Considero que las instituciones de cultura de Zacatecas deberían ordenar otra edición del libro de Esther Fuentes, lo que permitirá una revaloración de su obra. Es un honor para mí, llevar la misma sangre de esta gran mujer.

*La fotografía de Esther Fuentes, fue extraída de la Revista Correo del Mineral (2016) así como la imagen de uno de sus poemas, transcrito por Claudia Matilde Pérez.