• 13 de Junio del 2021

Primero el campo

La falta de precipitaciones tiene a al país en jaque y con una sequía no vista en décadas y que podría traer importantes consecuencias tanto económicas como sociales

 

El asunto trastoca intereses económicos de empresas transnacionales que también se les ve como interesadas en este asunto. La situación geográfica de México lo hace especialmente vulnerable a las sequías, por lo que es importante que durante las lluvias se recaude el agua suficiente para abastecer las 210 presas, mismas que ahora están por debajo del 50 por ciento de su capacidad e, incluso, 61 de ellas por debajo del 30 por ciento, especialmente en el norte y centro del país.
El aspecto climático es algo no sólo incontrolable para el gobierno mexicano, pero para el ser humano en general. Pero la disposición de la mucha o poca agua con la que se cuenta, es algo que les compete a las autoridades, sin importar de que partido provengan, y mucho se ha señalado que el organismo que vigila y se encarga de la gestión del vital líquido, la Comisión Nacional del Agua (Conagua), está al servicio de pequeños grupos de interés. Nada más alejado de la realidad.
En el último informe del organismo que comanda Germán Martínez Santoyo, indica que, en México, el 76 por ciento de los 87 mil 847 millones de metros cúbicos concesionados de agua, van destinados al campo, especialmente para uso de riego.
Es decir, es una cantidad de 66.8 mil Mm3, que van destinados al riego de cultivos. Y es que el país es de los que ha desarrollado una robusta infraestructura en sistemas de riego.
En México alrededor de las grandes industrias se tiene la percepción de que es de los que más acapara las concesiones de agua y que se les da prioridad por encima del sector agrícola, siendo que la industria, que incluye sectores muy señalados como el de alimentos y bebidas, solo recibe el 4.9 por ciento, a nivel nacional, del volumen concesionado.
No vayamos tan lejos. Nuevo León, que gobierna Jaime Rodríguez “El Bronco”, entidad donde se concentra la mayoría de las industrias de nuestro país, solamente ocupa el 4.1% del total del volumen concesionado al sector industrial en dicha demarcación.
Es cierto que la sequía ha azotado y azotará en todos los aspectos la vida diaria del mexicano, especialmente al campesino que depende por completo de una buena distribución del agua, sin embargo, también es un hecho que la prioridad para el gobierno sigue siendo el abastecimiento agrícola.
Los usos agrupados agrícola y abastecimiento público continúan representando el 90.4% del volumen concesionado a nivel nacional. Sinaloa, de Quirino Ordaz Coppel, uno de los estados que sufre los mayores estragos de la escasez hídrica, de hecho, el estado que goza la mayor cantidad de agua concesionada, al recibir anualmente más de 9 mil 500 millones de metros cúbicos y, lógicamente, destina la mayor parte al sector agrícola y consumo humano. Aunque el mandatario mantiene una serie de intereses personales que en de cualquier gota busca que le retribuya en millones de pesos.