• 13 de Junio del 2021

El fuego (Cuento corto)

Fire / Hans Pixabay

 

Molesto acaso por las ámpulas y las piernas llagadas, permaneció atento, tratando de identificar los humores que los vientos coléricos le revelaban

 

 

Juan Norberto Lerma

 “He cruzado por siglos y siglos a través de llanuras y estoy cansado” —murmuró la criatura—.

“He luchado con monstruos y he dado muerte a mis hermanos como a fieras. Ha sido inevitable y estoy solo”.

Dejó caer su cuerpo amorfo sobre el lecho de la pradera.

Molesto acaso por las ámpulas y las piernas llagadas, permaneció atento, tratando de identificar los humores que los vientos coléricos le revelaban. Rememoró arrobado el relámpago atrapado en la piedra y le pidió que lo protegiera. Después de friccionar la roca entre sus extremidades y obtener una chispa, pudo lamer al fin su cuerpo ulcerado.

Intrigados, bestias y enemigos vinieron a observarlo. Les mostró los dientes y gruñó e hizo movimientos de cortar el aire con las garras. Atemorizados, los curiosos huyeron de su rabia. Pero sólo lo suficiente para acecharlo.

Esa noche pudo dormir sin interrupción, porque por fin había habido entendimiento: él no les daría muerte mientras durmiera, y, ellos, no penetrarían el círculo en tanto la llama permaneciera viva.