• 15 de Julio del 2024
TGP

El enemigo silencioso, el Cáncer de Mama

 

Esta enfermedad es la principal causa de mortalidad entre las mujeres ya que, en 2020, cerca de 685 mil mujeres fallecieron a consecuencia de la misma

 

 

Ricardo Chavero

La llamada enfermedad del siglo XX, el cáncer, se hace presente en todo el mundo y en todos los sectores de la sociedad, sin que, al día de hoy, se tenga certeza de una cura para el mismo, lo que hace de esta enfermedad una de las más temidas por su alta tasa de mortandad. Quienes han escuchado “tienes cáncer”, saben que la muerte es el primer pensamiento que les asalta.

Al día de hoy, aún estamos con una esperanza como humanidad de encontrar una cura para esta enfermedad, pero en tanto eso no suceda, sabemos que la mortandad no disminuirá y que, en algunos tipos de cáncer la prevención y la detección temprana, pueden llevar a evitar la muerte de quienes padecen esta enfermedad; esto último se ha demostrado cierto para el cáncer más común en la población, el llamado “cáncer de mama” que, de acuerdo a cifras de la Organización Mundial de la Salud (OMS), es el tipo más común y en 2020 tuvo más de 2.2 millones de casos. Según este organismo, una de cada 12 mujeres enfermará de cáncer de mama a lo largo de su vida; esta enfermedad es la principal causa de mortalidad entre las mujeres ya que, en 2020, cerca de 685 mil mujeres fallecieron a consecuencia de la misma. Para el caso de América la OMS señala que, cada año más de 462 mil mujeres son diagnosticadas con cáncer de mama y casi 100 mil, mueren a causa de esta enfermedad.

Desde 1980 se han realizado importantes avances en el tratamiento del cáncer de mama; entre el decenio de 1980 y 2020, en los países de ingresos elevados la mortalidad por cáncer de mama normalizada por edades se redujo en un 40%. En los países de ingresos bajos y medianos esas mejoras todavía no se han logrado. Sin embargo, estos últimos resultados de los países más pobres, pueden revertirse ya que, se sabe que la mejora de resultados es fruto de la combinación de la detección precoz y las terapias eficaces, basadas en cirugía, radioterapia y farmacoterapia.

Ante la situación mencionada, el 19 de octubre de cada año se conmemora el Día Internacional de la lucha contra el cáncer de mama, esto con el objetivo de sensibilizar a la población con un mensaje clave, la importancia de la detección temprana con la idea de mejorar el pronóstico y la supervivencia de los casos. En los países en desventaja económica esta es la llave para salvar vidas, por eso, se debe difundir de forma masiva el mensaje: la detección temprana puede salvarte la vida, mujer.

México es un país consciente de las necesidades en una materia tan sensible por lo que, desde hace años ha hecho énfasis en su política de salud para, apoyar los esfuerzos mundiales para disminuir la mortandad. Los tres pilares que menciona la OMS para lograr la baja en las muertes por cáncer de mamá son; la promoción de la salud para una detección precoz; el diagnóstico oportuno y; la gestión integral del cáncer de mama.

Sirva esta columna como un homenaje a todas las mujeres que han sucumbido ante esta difícil enfermedad y sea esta columna, también, la voz para replicar las palabras de Carissa F. Etienne, Directora de la Organización Panamericana de la Salud; “La detección temprana, el diagnóstico adecuado y el tratamiento oportuno, son claves para que las mujeres con cáncer de mama obtengan mejores resultados de salud”.