• 16 de Agosto del 2022

Por un mundo sin plástico

La modernidad de la sociedad trajo aparejadas prácticas que, en su momento, se consideraron de importancia para fomentar la comodidad en la comercialización de numerosos bienes básicos para cualquier hogar.

 

Hasta mediados de los 80’s del siglo pasado, era común aún la reutilización de envases y la comercialización de varios bienes a través de entregas a domicilio, e inclusive, las personas utilizaban bolsas de reúso de manera común. Sin embargo, la globalización no solo aceleró la forma en que el dinero se movía en el mundo, sino que, reprodujo un estilo de vida que, sin considerar el impacto al medio ambiente, se instaló como una gran idea del mundo moderno, el estilo de usar y tirar, que fue impulsado por el desarrollo de la industria del plástico.

Podemos decir que, de acuerdo con el Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente, las bolsas eran una rara novedad en los años 70’s, pero ahora son un producto presente a nivel global. En 1997, se descubrió una gran mancha de basura sobre el Océano Pacífico, ubicada en el más grande de los giros producidos por las corrientes marinas del mundo y donde se han acumulado inmensas cantidades de desechos plásticos que amenazan la vida marina. El organismo señala que, las bolsas de plástico son famosas por matar tortugas, toda vez que las confunden con medusas y se las comen.

Se sabe que, a escala mundial se fabrican cerca de un billón de bolsas cada año y han llegado a las profundidades más oscuras de los océanos, la cima del Monte Everest y hasta los casquetes polares, creando graves problemas y desafíos ambientales. Al desechar las bolsas de plástico, se da paso a obstrucciones en las aguas residuales y los desagües pluviales; se matan y enredan aproximadamente 100 mil mamíferos marinos cada año y, por si fuera poco, se generan micro plásticos tóxicos que, infectan los océanos y vertederos hasta por mil años.

Este 3 de julio, se conmemoró el Día Mundial sin Bolsas de Plástico, que es un esfuerzo internacional por minimizar el uso de este tipo de bolsas de un solo uso. Nuestro país ha seguido un proceso de eliminación del uso de plástico de un solo uso desde 2018, para cumplir con su compromiso global de un mundo mejor. Sin embargo, tal como lo señalan los especialistas del tema en nuestro país, como sociedad mexicana, no hemos terminado de asumir el impacto que tienen las bolsas de un solo uso en los ecosistemas y por lo tanto, tampoco asumimos la responsabilidad de las grandes afectaciones que estas tienen en las ciudades como, en otros espacios fuera de ella.

En espera de que este tipo de fechas puedan tomar la relevancia que deben por la importancia que revisten, para el desarrollo de la vida en nuestro planeta, debemos señalar que, es muy importante que la humanidad en general cree conciencia sobre el daño que este tipo de productos ocasionan a nuestro medio ambiente en general y que, es derecho de todos el tener un medio ambiente limpio, sano y digno. No tenemos más tiempo y debemos de cuidar el uso de estos materiales y retomar, de mejor manera, la tradición del uso de objetos de mayor tiempo de vida, como las bolsas de tela, entre otras, que son amigables por el ambiente. Debemos de regresar a la cultura del reúso y evitar la idea del simplemente, usar y desechar, esto en todos los sentidos de la vida humana, si queremos un mundo sin plástico y mejor.