• 17 de Septiembre del 2021

Lago de Valle de Bravo, en peligro de extinción

 Urgen a senadores de la Comisión de Medio Ambiente a intervenir para atender crisis hídrica del Sistema Cutzamala

 

El Observatorio Ciudadano de la Subcuenca Valle de Bravo-Amanalco (OCBVA) y Sé la Voz de la Naturaleza, entregaron en el Senado de la República las 37 mil 800 firmas recabadas hasta este momento pidiendo su intervención urgente para que se atienda la crisis hídrica que atraviesa el lago de Valle de Bravo y, en general, las presas que integran el Sistema Cutzamala.
El bajo nivel de almacenamiento del lago de Valle de Bravo lo tiene actualmente al borde de secarse, en tanto que el estado general de las presas del Sistema Cutzamala está poniendo en riesgo el abasto de agua hacia el Valle de Toluca y la Ciudad de México, pues se estima que, de mantenerse las condiciones actuales, se tendrá líquido para menos de un año.
De acuerdo con datos de la Comisión Nacional del Agua (Conagua), al 6 de julio la presa de Valle de Bravo se encontraba en un nivel de almacenamiento del 43 por ciento, lo cual es sumamente grave si se considera que la temporada de lluvias inició a mediados del mes de mayo pasado. Sólo para dar una referencia, el año pasado (2020), a finales de marzo, el nivel de almacenamiento de esta presa superaba 85 por ciento.
Al igual que en diversas regiones del planeta, la Subcuenca de Valle de Bravo-Amanalco está experimentando los efectos del cambio climático, los cuales se han reflejado en modificaciones en los patrones de lluvias y en cambios de temperatura. Sin embargo, la crisis en la que se encuentra actualmente el lago se ha agravado debido a problemas relacionados directamente con la acción del ser humano, como son la falta de regulación, violación a los programas de ordenamiento urbano, la expansión de desarrollos irregulares, la deforestación ilegal, la contaminación del lago y acuíferos subterráneos así como los cambios de uso de suelo.
Las autoridades, en los diferentes niveles de gobierno –municipal, estatal y federal-, han sido omisas y negligentes para prevenir y sancionar con prontitud y eficacia los constantes delitos ambientales que se cometen en la zona y que están afectando gravemente Áreas Naturales Protegidas de competencia estatal y federal.
"El pasado 26 de marzo enviamos una carta a la y los senadores Xóchitl Gálvez, Raúl Bolaños-Cacho Cué, Eduardo Ramírez Aguilar y Raúl Paz Alonso, solicitando su intervención para que la Comisión de Medio Ambiente del Senado presente un Punto de Acuerdo en el que se exhorte a las autoridades correspondientes a atender de manera urgente esta problemática. Hasta el momento no hemos recibido ninguna respuesta por parte de los citados legisladores", destacaron.
Samantha Namnum, del Observatorio Observatorio Ciudadano de la Subcuenca Valle de Bravo -Amanalco, instó a las autoridades en sus tres niveles de Gobierno a coordinar las acciones necesarias para hacer frente a este grave problema que, a decir de la abogada ambientalista, “viola nuestro derecho a un medio ambiente sano, así como el derecho humano al agua de muchos de los habitantes que dependemos del agua que provee el sistema Cutzamala”.
Lys Hagemann, de Sé la Voz de la Naturaleza, enfatizó sobre la necesidad de que las autoridades gubernamentales “presten atención a las demandas ciudadanas que se subrayan en la petición de change.org, las cuales vienen acompañadas de un quehacer ciudadano de varios años en donde la ciudadanía exige mayor nivel de compromiso de nuestras autoridades y en corresponsabilidad con la sociedad civil”.