• 17 de Septiembre del 2021

Fallece Mario Molina, 25 años después del Nobel de Química

Ingeniero químico mexicano fue uno de los descubridores de las causas del agujero de ozono antártico

 

Justo al cumplir 25 años de haber recibido el Premio Nobel de Química 1995, galardón que marcó de manera especial su vida, José Mario Molina Pasquel y Henríquez murió en la Ciudad de Mexico a los 77 años de edad.

Universitario excepcional que vistió de gloria a la ciencia mexicana, uno de los pocos científicos que han logrado que sus investigaciones se traduzcan en políticas públicas a nivel global, en virtud de su compromiso con el medioambiente; una voz crítica dentro de la comunidad científica mexicana.
Molina fue un ingeniero químico mexicano egresado de la Facultad de Química de la UNAM y destacado por ser uno de los descubridores de las causas del agujero de ozono antártico.
El 10 de diciembre de 1995 se convirtió en el tercer mexicano egresado de la UNAM en recibir el Premio Nobel, por sus investigaciones sobre la química atmosférica y la predicción del adelgazamiento de la capa de ozono como consecuencia de la emisión de ciertos gases industriales, los clorofluorocarbonos (CFCs).
Molina recibió el Nobel ese año junto a su colega de la Universidad de California-Irvine, Frank Sherwood Rowland, y el holandés Paul J. Crutzen.
Desde sus estudios sobre la capa de ozono que le merecieron en 1995 el Nobel de Química, Molina se dedicó a la investigación a favor del medio ambiente y a la búsqueda de soluciones, las cuales consideraba le correspondían a la sociedad en su conjunto.
A lo largo de su muy exitosa y brillante trayectoria profesional recibió 105 premios, condecoraciones y reconocimientos entre los que se cuentan 39 Doctorados Honoris Causa. Fue miembro de al menos 70 academias científicas, asociaciones de profesionistas, colegios, consejos y comités.
En el ámbito universitario, se desempeñó como profesor, catedrático e investigador en 8 de las más prestigiadas universidades e institutos del mundo, entre las que se destacan la Universidad Nacional Autónoma de México y el Massachussetts Institute of Technology (MIT).
Escribió varios libros y publicó más de alrededor de 200 trabajos especializados. También colaboró con capítulos para al menos 8 libros. Impartió más de 500 conferencias selectas e innumerables pláticas en las que de manera generosa compartió su vasto conocimiento.
Como homenaje, su alma mater, la Facultad de Química de la UNAM, inauguró en 2015 el edificio Mario Molina en la Ciudad Universitaria, un espacio que vincula la investigación entre esa entidad universitaria y la industria.
Recientemente con los estragos de la emergencia sanitaria causados por la pandemia de Covid-19, Mario Molina fue propuesto en julio por diputados del Partido Acción Nacional (PAN) para sustituir al subsecretario de Salud, Hugo López-Gatell, ante la escalada de fallecimientos que se fueron dando en el país por coronavirus.