• 26 de Septiembre del 2021

Violencia contra las mujeres: la terrible normalización sistémica

El CEO

La violencia contra las mujeres en todas sus expresiones, política, intrafamiliar, laboral, el acoso, la jurídica, la alimenticia, siguen en incremento en México y no hay protesta, programa u acción de los gobiernos o de las organizaciones civiles, que la contengan.

 

El feminicidio, el lamentable y más grave de los hechos de violencia contra ellas, con sus terribles números, nos muestra, con un rostro muy duro, que poco se ha podido hacer para que el país y el mundo sean más seguros para nuestras hermanas, madres e hijas.

De acuerdo con el Secretariado Ejecutivo del Sistema Nacional de Seguridad Pública (SESNSP), de enero a junio de este año 2020, se registraron 489 feminicidios en el país.

Eso representa un incremento de 9.2 por ciento de estos crímenes registrados en los primeros seis meses de 2019.

En un año creció casi 10 por ciento la cifra que, como sociedad, debe alarmarnos y llenarnos de vergüenza.

Sin embargo, las cifras, los hechos, los crímenes se han normalizado y eso es terrible.

No hay una sola autoridad del nivel que sea, que no termine por buscar justificantes para dejar fuera de su ámbito de responsabilidad la violencia contra las mujeres. Se termina por eludir el tema.

Hace apenas un par de días, el Gobierno de México rechazó que exista aumento de la violencia contra las mujeres en el país en este 2020 y explicó que se trata de un incremento de 45.7 por ciento -en los últimos 8 meses- en las llamadas al número de emergencia 911, así como de 8.4 por ciento en las órdenes de protección.

En la mayoría de las ocasiones y desde las voces de los funcionarios, hombres y mujeres, porque se hace por igual, no hay dolo en esa elusión de responsabilidad, pero sí una ceguera ante la realidad. Se trata de un problema sistémico.

También es justo que, como tal, se vea y se atienda: en casa, en las relaciones personales, en la escuela, en las calles, en la sociedad, en los gobiernos, en los parlamentos, en el activismo.

Hace unos días, en las calles vimos a las activistas demandando la legalización del aborto.

La despenalización, que no es lo mismo que la legalización, debe darse y es un grave pendiente que arrastramos, al menos con señalado retraso de más de dos décadas, el que se ha evitado por controversial.

A pesar de los muchos avances legislativos que se han venido dando en el país desde 1997, cuando se rompió la mayoría priísta en el Congreso de la Unión y en muchos Poderes Legislativos locales, actualmente sólo en la Ciudad de México y Oaxaca las mujeres pueden abortar hasta las 12 semanas de gestación de manera legal, sin importar la causa.

Hay muchas tareas que realizar. Todos debemos participar.

Será una buena noticia que más hombres estemos sumados a éstas junto con ellas.

 

------------------------------------------

Twitter: @RamonFdzS

* Coordinador estatal de Redes Sociales Progresistas en Puebla.