• 13 de Mayo del 2021

Abril, mes de los niños: érase una vez una linda niña

Poor / billycm/Pixabay

 

Se prevé que la pobreza extrema mundial aumentará como resultado de las perturbaciones ocasionadas por la pandemia de COVID-19

 

 

“El Grupo del Banco Mundial está comprometido a luchar contra la pobreza en todas sus dimensiones. Utiliza las pruebas y los análisis más recientes para respaldar a los gobiernos en la formulación de políticas concretas que puedan ayudar a las personas más pobres de todos los países”.

Érase una vez una linda niña, nacida bajo la línea de la pobreza extrema… Esa pobreza que el Grupo Banco Mundial tiene por objetivo poner fin y promover la prosperidad compartida, sin embargo, se prevé que la pobreza extrema mundial aumentará como resultado de las perturbaciones ocasionadas por la pandemia de COVID-19 (coronavirus) y agravadas por las fuerzas de los conflictos y el cambio climático.

Pues bien, érase una vez una linda niña, nacida bajo la línea de la pobreza extrema… En pleno siglo XXI, nacida sin opciones. Porque la pobreza, limita a las personas a luchar por su propia sobrevivencia más nada, les quita las posibilidades de crear y de soñar… Porque la pobreza obliga a las personas a invertir mucho tiempo en intentar conseguir comida y ya no les sobra tiempo para dedicarse a otras actividades, tan corrientes para otros, como compartir con amigos, utilizar las redes sociales, ver televisión, leer o simplemente pensar en qué hacer con su tiempo libre.

Infelizmente, la mitad de los pobres son niños.

Infelizmente, es a los niños que se les quita las posibilidades de crear y de soñar…

Aunque contradictoriamente, los organismos internacionales repiten que van a formular políticas de protección para los sectores más vulnerables.

Los datos son increíbles: la pobreza extrema mundial, refiere a personas que viven con menos de USD 1,90 al día o un poquito más que eso. Las mujeres representan la mayoría de los pobres en la mayor parte de las regiones del mundo. Y como las mujeres engendran niños, a ellas se les está vetado el acceso a la educación, a la salud, por ende, a los métodos anticonceptivos y el derecho al aborto, ellas engendran niños que engrosan las cifras de la pobreza; los niños que representan la mitad de las personas en extrema pobreza en el planeta.

Entonces, nació una niña linda (sólo por ser una criaturita que ve la luz en ese mundo es bella, es linda, porque todos los bebés son bellos), los bebés despiertan amor y ternura, a los corazones también tiernos. Porque a los otros…

Bueno, dicen que por culpa de la “pobreza” esa linda niña fue entregada por su madre a una persona que prometió cuidarla, amarla y protegerla. O tal vez, bien al cierto yo no sé, la madre estaba en condiciones de demasiada vulnerabilidad en la calle y una persona la arrebató de sus brazos y desapareció en su auto dejando a la madre indefensa gritando en una calle, donde a nadie le importa lo que ocurre a otro ser humano.

La linda niña fue vendida como un objeto, antes mismo de aprender a hablar y poder pronunciar su propio nombre.

Creció un poquito, tenía tres años, tal vez, cuando llegaron unos psicópatas para abusar de la linda niña y hacer una filmación.

Érase una vez una linda niña…

  • • Según un cálculo reciente de la Organización Mundial del Trabajo, de los 12,3 millones de personas que son víctimas de trabajo forzoso en todo el mundo, 1,39 millones están involucradas en la prostitución infantil forzosa, y de un 40% a un 50 % son niños y niñas.
  • • Todos los años, alrededor de 12.000 niños y niñas de Nepal, especialmente niñas, son víctimas de la trata para su explotación sexual comercial dentro del Nepal o en los prostíbulos de la India y otros países.
  • • En Sudáfrica, entre 28.000 y 30.000 menores de 18 años están atrapados en la prostitución, y cerca de la mitad de esa cifra tienen entre 10 y 14 años de edad.

De los bebés vejados y torturados no hay cifras, porque ellos mueren víctimas de tanta crueldad.

***

Márcia Batista Ramos, brasileña, licenciada en Filosofía. Radica en Bolivia. Gestora cultural, escritora y crítica literaria. Publicó Mi Ángel y Yo; La Muñeca Dolly; Consideraciones sobre la vida y los cuernos; Patty Barrón De Flores: La Mujer Chuquisaqueña Progresista Del Siglo XX; Tengo Prisa Por Vivir; Escala de Grises – Primer Movimiento; Antología Escritoras Cruceñas, Caballero Reck & Batista (2020); Antología Escritoras Contemporáneas Bolivianas, Caballero, Decker & Batista. Bolivia (2020). Participó con ensayos en diversas antologías además tiene publicados: Cuento: Un Viaje en carnaval, en la antología “BOLIVIA La versión de escritores extranjeros” Homero Carvalho Oliva (2020); Cuento: Un Hombre Común, en “Honduras como Epicentro - Antología Mundial de Escritores en Cuarentena”, Chaco de La Pitoreta (2020); Antología “Compendio Literario pro Casa Melchor Pinto”, Colectivo Poético; Bolivia (2020); “BREVIRUS Antología de minificciones”, Lilian Elphick Latorre. Revista Brevilla, Santiago de Chile (2020).