• 27 de Noviembre del 2021
Diana Sanchez

Diana Sanchez

Los últimos 4 años, en Estados Unidos se vivió la era de un “mini Hitler”, en la que los ataques raciales y discriminación contra las comunidades de color y minorías pasamos por una etapa de asfixia.

Me gustaría poder escribir que en Estados Unidos se está viviendo un tiempo muy lindo, con calma y muy pacífico, pero actualmente, muchos estados que no habían sentido la crueldad del Coronavirus, finalmente están siendo afectados.

En los últimos meses, en Estados Unidos hemos visto varias protestas por el asesinato de personas negras y protestas de los nativos americanos. Se trata de manifestaciones en las que se exige justicia para Vanessa Guillen, una soldado de origen mexicano que fue asesinada en Fort Hood, y de boicotear a “Goya”, una de las empresas más grandes de comida hispana, porque durante el famoso viaje de Andrés Manuel López Obrador a Washington para entrevistarse con Donald Trump, el CEO de la empresa habló a favor del presidente de Estados Unidos.

El 4 de Julio muchos paisanos y estadounidenses usualmente se reúnen para celebrar un día feriado. Con asados (BBQ’s) y paseos en la playa, las familias cada año festejan el 4 de Julio. Nuestros paisanos también lo hacen, ya que muchos tienen descanso o simplemente el ambiente los hace ser parte de esa celebración, aunque les toque trabajar.

En la mañana del jueves 18 de junio de 2020 me desperté con el ruido de mi teléfono que timbraba como loco. No había podido dormir en toda la noche, debido a la ansiedad que sentía. No sabía cómo les daría la noticia a mis paisanos si los jueces de la Corte Suprema votaban en contra del DACA (Acción Diferida para los Llegados en la Infancia).