• 17 de Agosto del 2022
Ricardo Chavero

Ricardo Chavero

Tiempos difíciles vivimos, sin lugar a dudas, no sólo por la situación global de una pandemia, sino porque muchos estados atraviesan crisis que han puesto en entredicho a la sociedad como la conocemos actualmente.

El mes de febrero es famoso por muchos motivos; en términos religiosos porque se festeja el Día de la Candelaria y el Miércoles de Ceniza; políticamente porque celebramos la promulgación de la Constitución y, quizá el motivo más importante por el que se recuerda este día, sea la celebración, el 14 de Febrero, del Día del Amor y la Amistad, pero, pocos sabemos que hay otro motivo por el cual este mes debería ser recordado.

Febrero es un mes que guarda una importancia para los Derechos que ejercemos los mexicanos y los que se ejercen en otras partes del mundo, que no son del todo acordes con la idea de humanismo en que vivimos.

Escribíamos de los estragos de la Covid-19 en la columna anterior, con la referencia de que el impacto en la salud al, parecer, era más grave que al inicio y que los estragos económicos seguían en ascenso.

Se mencionó en algún momento, que la forma de actuar por parte de China y la Organización Mundial de la Salud (OMS) no había sido la adecuada, en función de la gravedad que representaba el virus del SARS-CoV-2.

Los Reyes Magos trajeron una gran sorpresa a los estadounidenses, manifestantes pro Trump, pasaron de la calle a la toma del Congreso, durante la sesión en la que se certificaba la victoria del demócrata Joe Biden, el pasado 6 de enero.

Terminamos un año atípico en términos de salud para el mundo entero, pero iniciamos un nuevo año con la primera etapa de vacunación, que todos esperamos que controle la pandemia y que permita al mundo regresar a una normalidad ajustada.

Hace unos días, una noticia estremeció al mundo entero: el agua, el líquido esencial para mantener la vida en el planeta, entraba a cotizar en la bolsa de valores de Wall Street, una medida que muchos aplaudieron, pero que también muchos criticaron por ser este bien un derecho humano.

La pandemia que actualmente estamos viviendo ha puesto al mundo de cabeza y ha acelerado procesos para que el mundo regrese a algo que llamamos “normalidad”.

Los estudiosos del tema ambiental parten de la idea que el mundo moderno, a través de distintos mecanismos sociales, puso a la naturaleza y a la mujer al servicio del hombre, entendido este último como el género masculino.

Página 4 de 6