• 13 de Mayo del 2021

Dinero entre países no detiene migración

Facebook

Iniciaron las negociaciones entre Estados Unidos y el denominado Triángulo Norte de Centroamérica, con el fin de frenar la ola migratoria que está llegando a la frontera entre México y la Unión Americana, con la petición del mandatario mexicano de que se apliquen los 4 mil millones de dólares que el vecino del norte y su presidente habían comprometido para esta región del continente. Aunque las caravanas de migrantes dejaron claro que los millones de dólares no llegan a la gente y no detienen la necesidad de migrar.

 

En una de sus mañaneras, López Obrador dijo que a México le está costando mil 200 millones de dólares invertir en programas como Jóvenes Construyendo el Futuro y Sembrando Vida en países como Guatemala, Honduras y El Salvador y a través del cual México genera 424 mil 550 empleos para ciudadanos centroamericanos.

Así que para López Obrador invirtiendo anualmente los 4 mil millones de dólares que prometió Estados Unidos podrían generarse un millón 600 mil empleos en esa región central del continente.

Lo cierto es que a pesar de que el presidente mexicano promueve estos dos programas como los más exitosos para generar empleos de los últimos tiempos en Centroamérica, lo cierto es que en su página de verificación de datos de Animal Político se informa que, hasta julio del año pasado, los recursos que provienen del Fondo Yucatán y que gestionó en su momento el gobierno del panista Felipe Calderón siguen en las arcas del Banco del Bienestar y ninguno de los dos programas tienen operaciones en el extranjero, de hecho, la pandemia fue uno de los obstáculos que enfrentaron para la creación de empleos.

Bajo este panorama, Ricardo Zuñiga, quien ha sido denominado como “el hombre fuerte del presidente Biden” para lograr un acuerdo entre los países involucrados en la ola migratoria que llega a Norteamérica, visitó desde el 5 de abril el denominado Triángulo Norte de Centroamérica para determinar las causas de la ola migratoria y fue acompañado de la Directora de Seguridad Transfronteriza del Consejo de Seguridad de la Casa Blanca.

Y aunque se escucha muy bonita la cantidad de 4 mil millones de dólares que Estados Unidos “repartirá” entre varios países a lo largo de varios años, para que la población deje de migrar, lo cierto es que son los mismos migrantes quienes aseguran que ese dinero no sirve porque no llega a sus mesas, ni a sus familias y que lo mejor sería que llegaran empresas que generen empleos y reactiven la economía.

Aunque la otra realidad es que la gente huye de sus países por los niveles tan elevados de inseguridad que prevalecen y que ponen en permanente riesgo su vida. Inseguridad que, por lo menos en México, aumenta día con día y que empuja a pobres y a ricos a buscar en Estados Unidos la tranquilidad que en su comunidad no encontrarán, sobre todo cuando la estrategia del gobierno es combatir a la delincuencia con “abrazos y no balazos”.

-----------

 

Comentarios vía twitter: @erinife

Correo electrónico: Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.